"Te he dejado en el sillón las pinturas y una historia en blanco... No hay principio ni final, sólo lo que quieras ir contando...
Y al respirar, intenta ser quien ponga el aire que al inhalar te traiga el mundo de esta parte..."
Vetusta Morla - Al respirar

lunes, 14 de septiembre de 2009

Metrópoli

Cielo-azul-burbuja-casi-gris. Asfalto-gris-casi-negro. Arde Madrid. No es calurosa acogida, son grados de más por fricción de neumáticos. Aquí todo es aparente, caluroso que no cálido, mezcolanza que no sinergia, aglutinador que no cosmopolita, excentricidad que no locura. Hormiguitas desquiciadas y perdidas siguiendo su túnel de metro como autómatas. Luz solar a destajo, que no alegría. Muchedumbre, y a la vez soledad. Rebota el calor en el cemento, cemento, cemento... Alienación, el colmo de la alienación. Todo, todo a tu alcance, precisamente para no encontrar nada.
Vacío ¿existencial?

Eva
Kiosko en la calle Fuencarral, a la altura de la boca de metro de Tribunal

1 comentario:

  1. Chema Cruz16/9/09 1:42

    Madrid es la ciudad que más veces he visitado en mi vida. Tiene grandes museos, teatros; una linea de metro de las mejores del mundo, el centro de España. Desde allí puedes ir a cualquier parte del mundo. Allí puedes llegar a ser quien quieras... siempre a costa de mucho por supuesto. Es demasiado grande, demasiada gente que va de un lado a otro deprisa y corriendo por que no llega al trabajo, a una reunión de amigos, a esto, a lo otro. Demasiados coches, demasiado ruido, demasiado de todo. Y no tiene mar. Hace tiempo me ofrecieron irme a vivir allí. Podría haber vivido gratis (cierta cantidad de tiempo no inferior a 1 año), pero estoy seguro que esa ciudad me hubiera transformado en algo nunca he querido ser... y me reservo el qué. Madrid es una GRAN ciudad, con todas las acepciones de esa palabra. Pero no envidio para nada vivir allí.

    ResponderEliminar